Después de la guerra en 1945, y hundido el régimen nazi, se inició el llamado “Proyecto Paper-Clip”, que consistió en ceder a unos 5000 nazis de alto rango, el traslado (con inmunidad diplomática) hacia Estados Unidos y Sudamérica.
Todo el operativo se llevó a cabo en el momento en que los expedientes archivados de los experimentos nazis llegan a manos de la “Joint Intelligence Objectives Agency” (JIOA), que enlaza con todos los servicios de inteligencia militar de Estados Unidos para estudiar detenidamente en qué habían estado trabajando los altos mandos del Tercer Reich.
Pronto descubrieron prometedoras y potenciales aplicaciones a toda una serie de experimentos salvajes, que otorgaban una funcionalidad militar que abría nuevos horizontes en el campo del espionaje y la Agencia de Seguridad Nacional.
Es decir, los altos mandos nazis que no podían aportar nada a los servicios secretos, fueron sentenciados y ejecutados, como un ejemplo de justicia por sus crímenes de guerra, pero los que sí podían ser vitales para estas nuevas operaciones, gozarían de un notable puesto de mando a su disposición.
Cuando la idea de trasladar a criminales nazis a Estados Unidos llega a oídos del Presidente Truman, esté se niega en redondo a concederles cualquier tipo de privilegio. Pero la JIOA siguió adelante.
Uno de estos exiliados nazis reclutados fue el profesor Wernher Von Braun, notable físico adscrito en las filas de las SS como comandante, que ya había participado en varios proyectos de vehículos aéreos. En 1955 fue nacionalizado estadounidense y entró a formar parte de la NASA, llegando a ser nombrado jefe de diseño de cohetes como el “V-2” o el “Saturno V”.werner
Werner Von Braun, a la izquierda junto a las filas de las “SS”, a la derecha, como miembro destacado de la NASA.werner von braun

Durante 15 años, Von Braun colaboró en las fuerzas aéreas americanas para el lanzamiento de misiles balísticos en la base de White Sands, Nuevo México, a cambio de eso, sus cargos de homicidio por utilizar esclavos o las muertes ocasionadas por proyectos aéreos fallidos, serían conmutados y borrados de los archivos. En otras palabras, Von Braun fue miembro fundador de la NASA.
A espaldas del Presidente Harry Truman, fueron reclutados unos 1500 científicos nazis para que desarrollaran no solo prototipos aéreos, y la conquista del espacio, sino todo tipo de armas químicas, balísticas, nucleares, y experimentos de control mental bajo el efecto de psicotrópicos como el LSD. Todo ello, inicialmente enfocado como un sistema de defensa contra la URSS comunista. Ese era el lema, pero no la razón real de toda la maquinaria que se puso en marcha después.
De entre todos los expedientes nazis, los que más llamaron la atención fueron los experimentos de control mental que había aplicado el maléfico Dr. Joseph Mengele. A lo largo de su dilatada trayectoria, había descubierto que la mente humana reaccionaba de una forma muy peculiar al ser sometida a ciertos traumas… Las víctimas experimentaban una especie de disociación (conocida hoy como “Personalidad Múltiple”) al ser sometidas a un dolor extremo, la personalidad base se desfragmentaba en hasta 7 u 8 tipos de compartimentos sensoriales diferentes y susceptibles de ser re-programados en secuencia. Pero lo más interesante de todo es que cada una de estas personalidades podían ser moldeadas por el programador, crear falsos recuerdos, o bancos de memoria totalmente independientes unos de otros. Eso significaba que si las personalidades se compartimentaban, podían pensar, actuar o hacer cosas sin que dejaran ningún registro consciente a la base de la personalidad mayor. En este caso, la mente sería como un edificio, y lo que ocurra en cada planta jamás sería percibido por la base del edificio, la planta baja.
La CIA empezó a desarrollar el Proyecto MK-Ultra (“Mind Kontrol”) entre 1950 y 1960, a través de ciudadanos estadounidenses y canadienses, empleando diversos métodos de tortura para alterar las funciones cerebrales, con el uso de drogas como el LSD y otras sustancias químicas, el abuso sexual, el asedio verbal, la privación sensorial, el aislamiento, etc… Se aprobaron estas metodologías alegando que se trataba de métodos de interrogatorio adecuados para sustraer información del enemigo, todo ello justificado “para el bien de la seguridad nacional”.
Cuando supuestamente se cancelaron oficialmente estas prácticas, muchos aseguran que se siguieron efectuando en secreto bajo el nombre de “Proyecto Monarca”, otro intento basado en el trauma, para crear nuevos robots programados para operaciones secretas de espionaje.
Lo que había detrás del “Proyecto Monarca” era la utilización de una imagen muy concreta para la inducción mental; la mariposa monarca.mariposa monarca
La mariposa monarca es una de las especies más hermosas y grandes que existen y la que tiene mayor migración todos los años. Simboliza el cambio de oruga a insecto alado que renace con las alas abiertas. Las características de esta mariposa son aplicables a ciertos estados mentales que pasa el sujeto durante la programación. El caso es que son muchas las víctimas de control mental que afirman haber sido obligadas a visualizar la mariposa monarca una y otra vez, durante las sesiones.
La programación por imágenes suele usarse como resorte de activación de un “alterego”, siendo la mariposa monarca sólo la punta del iceberg… Ya que suelen recurrir a imágenes evocadoras y sugerentes como árboles cabalísticos, espejos, máscaras, telas de araña, relojes, castillos medievales… Existen algunas corporaciones audiovisuales, como Walt Disney, que parecen estar involucradas en estos programas de control mental, ya que suelen recurrir a muchas de sus películas infantiles, siendo las más habituales “El Mago de Oz”, “Pinocho”, “La Bella Durmiente”, o “Alicia en el País de las Maravillas”.
Estas películas son utilizadas básicamente para alterar la mente del niño y convertirle en un esclavo programado a través de la capacidad onírico-simbólica que poseen para derrumbar los muros de la ensoñación y crear un estado hipnótico propicio para insertarle personajes imaginados que él tomará como reales.
El Ex Director de la CIA, William Colby, fue preguntado una vez sobre si habían seguido con el “Proyecto Monarca” a lo que respondió;
“Lo dejamos entre los años 1960 y principios de los 70.”
Los métodos más conocidos de tortura para lograr que una psique sea dividida en varios “Alter- egos”, son estos;
Ahogamientos con agua, asfixia por estrangulamiento, confinamiento en pequeñas cajas o jaulas, inmersiones en tanques de agua helada o agua hirviendo, ingesta forzada de orina, excrementos y vómitos, compresión muscular con poleas y pesas hasta el desgarro, colgar a la víctima boca abajo y hacerla girar sin pausa, descargas eléctricas, privación sensorial en tanques de aislamiento, provocar alucinaciones a través de productos químicos, colocar arañas, serpientes e insectos sobre el cuerpo para inducir miedo y asco…
Pero los métodos más efectivos eran siempre los abusos sexuales, más aún, descubrieron que los hijos de las víctimas de anteriores torturas eran aún más receptivos y más fáciles de doblegar para programarles.
Y a estas alturas, el lector seguirá preguntándose qué clase de aplicaciones prácticas podría llevar esta clase de actividades tan retorcidas y espantosas… La respuesta es muy amplia, pero intentaremos resumirla.

El telón de Aquiles en todo este asunto reside en que cuando una poderosa organización gubernamental dispone de sujetos programables, puede obtener de estos una multifuncionalidad adaptable a cualquier división estratégica militar, política, o de espionaje.
Para empezar, un sujeto con varias personalidades es el mejor asesino que existe, el más eficiente, el que no hablará, el que no delatará… sencillamente porque ni siquiera recordará ni sabrá que lo es.
Pueden hacer que bajo un estímulo u orden implantado, el sujeto se suicide, (generalmente sucede esto) o que una vez descubierto, se convierta en el perfecto “cabeza de turco”. Es lo que en las últimas décadas se ha venido a llamar “Asesino Solitario”, el típico criminal que es presentado ante la prensa y los medios como reservado y frio, que sufría una enfermedad mental en silencio hasta que obsesionado acaba por cometer una carnicería. Este perfil se aplica no solo a los casos de estudiantes universitarios que acaban por disparar a un montón de gente, sino también a los casos de crímenes contra estrellas del cine o la música.
Recordemos el asesinato de John Lennon el 8 de Diciembre de 1980 a manos de otro “Asesino Solitario”; Mark David Chapman, oficialmente, un “fan” acosador que decidió matarle para “hacerse famoso”.
Durante la entrevista que le realizó el Showman Larry King, Chapman contaba cómo disparó 5 veces con su pistola del calibre 38 contra la espalda de Lennon.

Larry: ¿Estabas aliviado?

Chapman: No, lo que pasó es que yo estaba… lo que pasó antes del tiroteo, antes de apretar el gatillo, y después, fueron dos escenas diferentes en mi mente. Antes, todo estaba en calma, y yo estaba listo para que esto pasara, incluso escuchaba una voz dentro de mí, mi voz, dentro de mí, que decía “hazlo, hazlo, hazlo, aquí vamos”.
Y después del suceso, era como si la cinta de la película se hubiera roto, yo sentí, en una parte de mí mismo, estaba como en estado de shock, estaba de pie, con el arma colgando hacia abajo, en mi lado derecho. Y José el portero vino, él estaba llorando, me estaba cogiendo el brazo y sacudiéndolo, él quitó el arma de mi mano.

Voces inducidas en su mente, y una cinta que se rompe cuando cumple su cometido. Curioso, ¿no?

Los ejemplos son interminables, pero destacaremos el del ex -marine de los Estados Unidos, Charles Witman, un joven aparentemente normal y sin ninguna psicopatología reconocida. Witman era un estudiante de la Universidad de Tejas en Austin, muy querido por sus amigos y familiares, no era nada conflictivo, pero parece que tras empezar a incursionar con las drogas, de repente sufre un trastorno que le impide controlar una creciente agresividad. El joven sufre unas intensas jaquecas e insiste que “alguien” le ha hecho algo en su mente.
Hasta que el día 1 de Agosto de 1966, después de asesinar a su madre y a su esposa, armado con varios fusiles y pistolas, se subió a lo alto del mirador de la torre de la Universidad y empezó a disparar a la gente que pasaba por ahí, dejando un total de 19 víctimas mortales y 32 heridos.
La policía tuvo que abatirlo a disparos.

Tras su muerte encontraron una nota que había dejado Witman antes de cometer los crímenes. En ella explicaba que no sabía las razones de porque iba a realizar esa barbarie, pero que algo no funcionaba correctamente en su mente y que su última voluntad era que le aplicaran la autopsia porque estaba convencido de que le habían hecho algo en el cerebro. Cuando el padre aprobó la autopsia, descubrieron que había un tumor, tipo glioblastoma multiforme. La pregunta es, ¿puede un tumor cerebral inducir a una persona a cometer estos crímenes?
Otras aplicaciones del control mental está el convertir a una persona en un objeto sexual, (generalmente mujeres) a quienes se les inducirá con una clave (palabra, sonido, imagen) para activarse y ser tomada por cualquier político, diplomático o funcionario de estado que desee satisfacerse.
También puede utilizarse un sujeto programado como espia, totalmente inconsciente de que uno de sus “alteregos” está almacenando una fuente de datos que en su momento le será extraído.

DAVID PARCERISA