Millones de personas en todo el mundo han quedado impactadas ante el espectáculo de celebración de la apertura del túnel más grandel mundo, en Suiza. Un dantesco baile con veneraciones a Satanás que ha creado una gran polémica.