Desde niños nos han educado para no concederle crédito a aquellas cosas intangibles de la vida. Una de esas cosas son los sueños. La dimensión onírica es decisiva para comprender las claves que nuestro inconsciente nos envía para solucionar, prevenir y anticiparse a los problemas que nos vamos encontrando. En este vídeo, David nos insta a interpretar nuestros sueños y sobretodo… a concederles la importancia que se merecen. Si lo hacemos, nos llevaremos muchas sorpresas…

Ver el reportaje completo en Youtube haciendo clic aquí…