Los casos de posesión en los que se han practicado exorcismos son extremos. Siempre hay el mismo patrón, y son fenómenos como la Xenoglosia, o los movimientos catatónicos los que nos hacen sospechar de que detrás hay “alguien” que no forma parte de la especie humana. A veces, el poseído habla en Arameo o lenguas muertas… Pero lo que exponemos en este vídeo, va más allá de todo eso…

Ver el vídeo en Youtube…